JID Anuncios‎ > ‎

¿Cuál es la función y objetivo de la Junta Interamericana de Defensa?

publicado a la‎(s)‎ 17 abr. 2015 5:56 por Jid Webmaster   [ actualizado el 20 abr. 2015 7:58 ]
La Junta Interamericana de Defensa (JID), es una entidad estatutaria de la Organización de Estados Americanos (OEA) cuyo propósito es prestar servicios de asesoramiento técnico, consultivo y educativo en temas relacionados con asuntos militares y de defensa a la OEA y a sus Estados Miembros, contribuyendo al cumplimiento de la Carta de la OEA de acuerdo a sus estatutos vigentes del 15 de marzo del 2006.

Sin embargo, algunos organismos y estados aún tienen la idea equivocada de que la JID es responsable por desarrollar las funciones para las que fue constituida formalmente el 30 de marzo de 1942 con el propósito de “preparar gradualmente a las Repúblicas Americanas para la Defensa del Continente mediante la realización de estudios y la recomendación de las medidas destinadas a tal efecto”, según la página web de la misma. Para hablar sobre el papel de la JID y otros aspectos de esta organización, Diálogo conversó con el General de División del Ejército chileno Werther Araya Menghini, presidente del Consejo de Delegados de la Junta Interamericana de Defensa, durante la XIII Conferencia de Seguridad de las Naciones del Caribe (CANSEC), realizada a finales de enero en Nassau, Bahamas.

Diálogo: Para contextualizar el ámbito de asesoría de la JID, ¿me puede explicar el alcance del concepto “asuntos militares y de defensa”?

General de División Werther Araya Menghini: Para redondear la respuesta a su pregunta, le diré que las funciones de la JID se basan fundamentalmente en la validación de la cooperación internacional como factor relevante para la toma de decisiones y la diversidad de las mismas; se deriva del empleo de los recursos de defensa en tareas ajenas a su rol tradicional dada la polifuncionalidad de los equipamientos con que se les ha dotado, así como por la ratificación de los escenarios descritos en la Declaración sobre Seguridad de las Américas, difundida en México el 28 de octubre del 2003.

Para el proceso de operacionalización de estas funciones la JID cuenta con su Plan Estratégico para el período 2011 – 2016; por tal motivo, quienes integramos la JID, estamos participando activamente en todas las instancias regionales y hemisféricas que promueven el desarrollo del conocimiento en temas relacionados con defensa y asuntos militares, lo que ha permitido difundir nuestras nuevas capacidades de asesoría e informar lo que estamos realizando en beneficio de la OEA y de sus países miembros.

Para contestar más específicamente a tu pregunta, para definir el ámbito de las asesorías que la Junta debe realizar por mandato, fue necesario conceptualizar este término [asuntos militares y de defensa]. El pasado 19 de febrero el Consejo de Delegados de la propia JID aprobó la siguiente definición:

“Se entiende por asuntos militares y de defensa, todas aquellas actividades que realizan las fuerzas armadas o policiales (en aquellos países que cumplen funciones de defensa) en el marco definido en sus constituciones y leyes orgánicas”.

Diálogo: ¿Desde cuándo se vincula la JID con la Organización de los Estados Americanos (OEA)?

Gral. de Div. Araya: La relación formal de la JID con la OEA, se gesta a partir del 28 de octubre del 2003 con la aprobación de la Declaración sobre Seguridad de las Américas, en la que se reitera la necesidad de aclarar la relación jurídica e institucional de la Junta Interamericana de Defensa con la Organización de los Estados Americanos.

Si bien la JID nació en el ámbito de la Unión Panamericana (antecedente inmediato de la OEA) el 30 de marzo de 1942, la dependencia oficial de este último organismo se dio a partir del 15 de marzo del 2006, cuando la Asamblea General aprueba los nuevos estatutos de la JID, mediante los cuales se la reconoce como una “entidad” de la Organización de los Estados Americanos.

El hito señalado marca un antes y un después en la historia de la JID. La organización y propósitos para los que fue creada en el contexto de la II Guerra Mundial y posteriormente para enfrentar las amenazas de la guerra fría perdieron su vigencia, es decir ya no tenían razón de ser con el cambio de paradigma que se generó a partir de los años 90. Los estatutos aprobados por la Asamblea General de la OEA en marzo del 2006, dotaron a la JID de una singular estructura y capacidades que le permiten cumplir con los roles de asesoría para abordar los actuales requerimientos de la OEA y sus Estados Miembros ante escenarios que pudieran ser afectados tanto por las amenazas tradicionales como por las nuevas amenazas, desafíos y otras preocupaciones de naturaleza diversa.

Diálogo: Se cuestiona en algunos ámbitos la representatividad hemisférica que tendría la JID. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Gral. de Div. Araya: Le comentaría primero que la legitimidad de la JID se sustenta principalmente en su historia, conformada por los diversos servicios que ha proporcionado a los Estados del hemisferio. En otras palabras, durante 72 años la Junta ha proporcionado servicios de asesoramiento a la OEA como la máxima organización del Hemisferio en la toma de decisiones sobre temas relacionados con seguridad y defensa, constituyéndose en el organismo de defensa más antiguo del planeta, que cumplirá 73 años este 30 de marzo.

En cuanto a su planteamiento directo, le diré que la representatividad hemisférica de la JID se da por el hecho de contar con 27 países miembros, de los cuales 23 se encuentran con sus delegaciones activas de un total de 35 que conforman la OEA.

A este respecto, en los últimos años han reactivado sus delegaciones Antigua y Barbuda, Guyana, Haití y Jamaica. En marzo de 2014 se incorporó San Cristóbal y Nieves, como país miembro de la JID y esperamos que en un futuro cercano lo hagan cinco países del caribe (Bahamas, Dominica, Santa Lucia, San Vicente y las Granadinas y Granada), y Costa Rica, que aún no son parte de esta organización hemisférica, y activen sus delegaciones Belice y Surinam.

Simplemente para redondear lo que le he manifestado, la información aportada por la JID en sus asesorías se valida absolutamente por la representatividad hemisférica de la organización. Puedo afirmar categóricamente que no existe otra organización hemisférica de carácter permanente con mayor representatividad en este continente para abordar temas relativos a asuntos militares y de defensa.

Diálogo: En el contexto de los nuevos roles de la JID, ¿no estará demás la palabra “defensa” como parte del nombre de la organización, cuando en realidad no existe un problema real de “defensa” en nuestro hemisferio?


Gral. de Div. Araya: El aporte del sector defensa, históricamente ha sido relevante en la consolidación, desarrollo y supervivencia de los Estados. La dimensión, organización, capacidades y previsión de empleo de los recursos asociados a la defensa siempre han estado relacionados con las características, o en función de las amenazas que han afectado la seguridad de estos.

El hecho que la amenaza tradicional (a decir, conflicto entre Estados) haya dejado de tener la relevancia que adquirió durante el período dominado por la bipolaridad no significa que la gestión de los recursos de defensa sea menos importante en un escenario en el que, por un lado subsisten las necesidades de garantizar los intereses nacionales relacionados con la soberanía del estado y por el otro la contención de los efectos de las amenazas emergentes, donde la cooperación entre los Estados es fundamental para ser eficientes en los esfuerzos que se emprendan. Si ambas aseveraciones no fueran una realidad, ¿de qué manera se explica el hecho que ningún país del hemisferio, incluso del mundo, no han licenciado sus estamentos militares de defensa?


La Declaración sobre Seguridad en las Américas señala que al tener las nuevas amenazas un carácter multidimensional y origen desconocido resulta necesario adoptar respuestas multisectoriales, las que deben prever el empleo coordinado de todos los recursos del Estado, incluido el sector defensa en el marco de sus normas constitucionales y leyes orgánicas.

Lo señalado me permite precisar que la gestión de los recursos de defensa nunca ha perdido vigencia no obstante la evolución que ha tenido su empleo y roles. En consecuencia, permítame disentir con su aseveración de que “en realidad no existe un problema real de defensa en nuestro hemisferio”.


Es más, estos nuevos roles de la defensa que le refiero se validan en la XI Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas (CMDA) que tuvo lugar en Arequipa, Perú en octubre del año pasado, donde uno de los ejes temáticos fue la invitación a los Estados participantes al intercambio de experiencias sobre la participación y efectividad de las fuerzas armadas en tareas distintas a las de la defensa nacional.

Diálogo: ¿Cuál es la mayor contribución de la JID en su rol de asesor en asuntos militares y de defensa del principal organismo hemisférico, como lo es la OEA?

Gral. de Div. Araya: Después de sus funciones de asesoramiento en temas relacionados con asuntos militares y de defensa, la principal contribución que la Junta Interamericana de Defensa brinda al hemisferio lo constituye su “rol de facilitador” en el fortalecimiento de la relación de la OEA con los ministerios responsables de gestionar las políticas de defensa de sus Estados Miembros y con las conferencias hemisféricas y otros organismos de nivel regional y subregional, que trabajan con distintos fines temas relacionados con asuntos de seguridad en sus diferentes dimensiones.

Este rol promueve el intercambio de conocimientos, experiencias y lecciones aprendidas disponibles en las bases de datos de todas las instancias citadas, los que sirven de insumos, tanto a la OEA como a sus países miembros en la ejecución de los procesos decisionales en temas relacionados con asuntos militares y de defensa.

En la actualidad, no existe otra organización que esté en mejores condiciones para facilitar la vinculación de esta red especializada.

Diálogo: ¿Por qué la JID puede relacionar a la OEA con las diferentes conferencias especializadas del hemisferio?

Gral. de Div. Araya: Porque la JID mantiene, desde hace mucho tiempo, un vínculo activo con las diferentes conferencias y organismos especializados en temas de seguridad y defensa que existen en el continente y en los países del Caribe.

A nivel hemisférico, mantiene un rol de observador desde el año 1964 con la Conferencia de Ejércitos Americanos (CEA), creada en 1960; desde el año 1962 con la Conferencia Naval Interamericana (CNI), creada en el año 1959; y desde 1980, con el Sistema de Cooperación de Fuerzas Aéreas Americanas (SICOFAA), creada en el año 1961.

A nivel regional, también como observador, participa en la Conferencia de las Fuerzas Armadas de Centroamérica (CEFAC), y como invitado especial en la Conferencia de Seguridad de las Naciones Caribeñas (CANSEC), Conferencia de Seguridad de Centroamérica (CENTSEC) y Conferencia de Defensa Sudamericana (SOUTHDEC), entre otras.

Del mismo modo, mantenemos vínculos con organismos especializados y académicos que trabajan asuntos relacionados con estos temas.

Cuando la JID asiste a las conferencias antes citadas, lo hace en representación de la OEA. Por otra parte, cuando la JID debe realizar asesorías al Consejo Permanente de la OEA y la Secretaría General, a través de la Comisión de Seguridad Hemisférica (CSH), lo hace basada en el cúmulo de experiencias y datos recopilados durante el año de las diferentes conferencias hemisféricas.

No existe un organismo al interior de la OEA que tenga esta red de enlaces y que pueda prestar asesorías con altos estándares como lo hace la JID.

Diálogo: ¿Cuál es la contribución que hace la JID a los Estados Miembros?

Gral. de Div. Araya: Así como la JID asesora a los diferentes organismos y dependencias de la OEA, también tiene la responsabilidad de asesorar a los Estados Miembros en temas relacionados con asuntos militares y de defensa.


Como un ejemplo de lo descrito, mencionaré a continuación algunas tareas recientemente concluidas y otras en desarrollo en apoyo a los Estados Miembros, las cuales se oficializan mediante una solicitud a la JID a través de sus delegaciones y en algunos casos, directamente mediante un requerimiento formal de una autoridad:

- El gobierno del Perú solicitó a la JID su apoyo a la a Secretaría Pro-Tempore que tuvo a cargo la organización de la Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas (CMDA), realizada en Arequipa entre el 12 y el 14 de octubre de 2014.


- El 07 de febrero de 2014, Haití solicitó a la JID que apoyara a su gobierno en la confección de su primer Libro Blanco y la incorporación de 10 alumnos al curso que imparte el Colegio Interamericano de Defensa (CID).

Como respuesta a dicha solicitud, hoy día estamos en la fase de ejecución del libro “Una Política de Defensa para el Desarrollo Sustentable de Haití”, el que será difundido oficialmente en mayo de 2015. Además, el CID incorporó en su clase 54 (junio 2014-julio 2015) a 10 alumnos haitianos y tiene consideradas otras 10 vacantes para la clase del próximo año.

- El gobierno de Colombia, a través de su delegación, solicitó a la JID que se reactivaran los cursos de monitores de desminado para el levantamiento de minas anti-personas, los que se están desarrollando durante el presente año en el citado país.

- El gobierno de Barbados, a través de su delegación de la JID, también solicitó nuestro apoyo para la elaboración de su Libro Blanco, trabajo que comenzará una vez concluida la elaboración del Libro Blanco de Haití.

- Asimismo, el gobierno de Trinidad y Tobago, derivado del reconocido trabajo realizado con Perú, solicitó a la JID similar apoyo. Actualmente llevamos realizadas cuatro reuniones de trabajo con el ministerio de Seguridad Nacional del citado país, organismo responsable de la organización de la XII CDMA, que se realizará en Puerto España el 2016.

Diálogo: En todo este contexto, ¿cuál es el rol del Colegio Interamericano de Defensa?

Gral. de Div. Araya: El Colegio Interamericano de Defensa (CID), constituye uno de los tres órganos que integran la Junta Interamericana de Defensa; fue creado con fecha 9 de octubre de 1962; la primera promoción estuvo integrada por 29 alumnos pertenecientes a 15 países americanos.

El CID es la única institución académica internacional, conjunta e interagencial dedicada a cuestiones de seguridad y defensa en el hemisferio occidental y probablemente el único de esta clase en el mundo. Con una amplia participación internacional, ofrece una oportunidad extraordinaria y única de intercambiar ideas, además de crear una base sólida para fomentar un mejor entendimiento del sistema interamericano con una estrecha colaboración profesional y personal entre docentes y cursantes.

El CID como cualquier otra institución académica de este tipo goza de “Libertad Académica” tanto de sus conferencistas como de sus alumnos con el propósito de generar un debate enriquecedor de los distintos temas que se abordan durante el año. No obstante lo anterior, el colegio está alineado con la visión de la OEA, que es fortalecer la democracia, los derecho humanos, el desarrollo y la seguridad en el hemisferio. Cada país miembro de la OEA puede presentar candidatos para ser cursantes en el CID. Desde su inicio, más de 2.434 alumnos de 24 países se han graduado del colegio, muchos de ellos han alcanzado importantes puestos de liderazgo en sus respectivos países, entre los cuales podemos distinguir destacadas autoridades civiles y militares, incluso presidentes de naciones.

En la actualidad, la mayor preocupación del CID radica en lo dispuesto por el Consejo de Delegados de la JID en el sentido de realizar un proceso que le permita obtener la acreditación del grado académico de maestría para los alumnos que componen su clase anual. Se espera que el proceso culmine en el mes de abril de este año con la acreditación ante los organismos locales competentes.

Diálogo: ¿Cuáles son los principales desafíos de la Junta Interamericana de Defensa al cumplir 73 años de existencia?

Gral. de Div. Araya: El próximo 30 de marzo, la Junta Interamericana de Defensa celebrará el 73º aniversario de su creación; dada su trascendencia través de épocas caracterizadas por grandes conflictos, goza de la madurez suficiente para entregar asesoría con altos estándares de calidad, lo que ha quedado demostrado en cada una de las participaciones que ha tenido en los diferentes foros hemisféricos de los últimos tiempos.

Por tal motivo, considero que tenemos la suficiente experiencia para plantearnos ambiciosos desafíos, entre los que se cuentan:

- Continuar siendo parte activa del proceso decisional de la OEA.

- Incorporación de los países miembros de la OEA, que aún no son integrantes de la JID.

- Continuar participando en las diferentes conferencias especializadas del hemisferio con la intención de continuar siendo un “facilitador válido” para el logro de los objetivos planteados en cada una de ellas a través de una asesoría seria, responsable y del más alto nivel.

- Ampliar el ámbito de las asesorías que brinda a la OEA y a sus Estados Miembros, considerando los nuevos roles que se le asignan a los recursos de defensa dados los nuevos escenarios de seguridad.

- Consolidar el rol de asesoría técnica a la Secretaría Pro-Témpore de la Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas (CMDA), a realizarse en Trinidad y Tobago el año 2016.