JID Anuncios‎ > ‎

CEREMONIA DE TRASPASO DEL CARGO DE DIRECTOR GENERAL DE LA SECRETARÍA

publicado a la‎(s)‎ 7 jul. 2015 8:36 por Jid Webmaster   [ actualizado el 7 jul. 2015 8:37 ]

PALABRAS DE DESPEDIDA – 26 DE JUNIO DE 2015 


E
mbargado de una fuerte emoción y después de aproximadamente dos años, transfiero el honroso y uno de los más desafiantes cargos que he ejercido a lo largo de mi carrera –Director General de la Secretaría de la Junta Interamericana de Defensa (JID), la Organización Regional de Defensa más antigua del mundo.

Organización que, a lo largo de sus más de 70 años, ha pasado por diversas transformaciones, adecuándose a la coyuntura internacional, habiéndose convertido, a comienzos de este siglo, en una de las entidades, de hecho y de derecho, de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuando su actual Estatuto fue aprobado por la Asamblea General de aquella organización. Dentro del marco de esa nueva concepción, incorporó el principio de la supervisión civil de las instituciones militares, de conformidad con lo cual sus dirigentes son elegidos democráticamente y de acuerdo a un criterio de representatividad hemisférica. Además, pasó a tener un carácter eminentemente técnico, consultivo y educativo, lo cual la caracteriza como un importante instrumento de asesoramiento, cooperación e integración en asuntos militares y de defensa. Todo esto inspirado en el concepto multidimensional de defensa y seguridad, preconizado en la “Declaración de Seguridad de las Américas”, en la ciudad de México, en el 2003.

Como su representante legal y jefe ejecutivo, con orgullo y satisfacción:

- Fui testigo y seguí de cerca al Consejo de Delegados – órgano representativo superior de la JID – a sus delegados y a su presidencia en la medida en que fortalecían sus lazos políticos con la OEA, con los Estados Miembros y con otras instituciones de defensa; incorporaron a mas representaciones y dieron mayor visibilidad a la JID como organización eficiente y capaz de atender las demandas presentadas. Por medio de sus resoluciones y deliberaciones, el Consejo de Delegados robusteció y dio un nuevo dinamismo a su estructura, proporcionando y creando nuevas oportunidades;

- Fui testigo y vi al Colegio Interamericano de Defensa modernizarse y convertirse en una institución de altos estudios de defensa y seguridad hemisférica más reconocida y completa. El esfuerzo de sus dirigentes, de su cuerpo docente y administrativo llevo a la conclusión de la reforma de sus instalaciones y a la anhelada acreditación para ofrecer cursos de maestría, brindando así mejores condiciones educativas y atrayendo más alumnos y proporcionando una mejor formación académica a los civiles y militares que integran los organismos institucionales de los Estados Miembros;

- Fui testigo y vi a la secretaria de la JID, en cumplimiento de las resoluciones y de las medidas aprobadas por la OEA y por el Consejo de Delegados, pese a la escasez de recursos financieros, implementar y realizar la gran mayoría de actividades programadas, haciéndose representar en diversos foros internaciones y hemisféricos, o realizando eventos y estudios relacionados con las principales atribuciones de la organización en materia de asesoramiento, como:

- desminado humanitario;

- destrucción de arsenales de armas y municiones en manos del estado;

- asistencia humanitaria en desastres naturales;

- logística interamericana;

- empleo de las fuerzas armadas en tareas no tradicionales;

- medidas de fomento de la confianza y la seguridad;

- estrategia de defensa cibernética;

- apoyo en la elaboración de libros blancos de defensa; y

- apoyo técnico a la Secretaría Pro Témpore de la Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas y a las actividades de las Conferencias Hemisféricas y Regionales de las Fuerzas Armadas.

De esta forma, fue posible avanzar en diversos temas militares de interés hemisférico, orientando sus esfuerzos y adaptando sus actividades de acuerdo con la continuamente cambiante situación coyuntural, y en particular, enfocándose en las amenazas tradicionales y no tradicionales. Se mejoró la interacción con diversos organismos de la OEA, atendiendo sus mandatos, las solicitudes de sus Estados Miembros y las de organizaciones con naturaleza y propósitos similares a los de la JID. También hubo un acercamiento progresivo y constante con los Centros de Estudios Estratégicos que tratan asuntos de defensa y de seguridad.

Como nadie puede lograr algo actuando solo, es mi deber por justicia y gratitud, aprovechando esta sin igual ocasión, manifestar mi reconocimiento y mis efusivos agradecimientos:

- al ex-Comandante de la Marina del Brasil, Almirante de Escuadra Julio Soares de Moura Neto, por mi designación y por el apoyo irrestricto, por el constante estímulo y por las diversas manifestaciones de amistad; y al Comandante de la Armada, Almirante de Escuadra Eduardo Bacellar Leal Ferreira, por la confianza, orientación, incentivo y apoyo esenciales para el desempeño del cargo. Me llevo conmigo las entrañables enseñanzas, solidez de carácter, valor moral, abnegación y, por ende, el estelar liderazgo que, a través del ejemplo, supieron demostrar sus excelencias.

- Agradezco a los Ministros de Estado de Defensa de Brasil, Embajador Celso Amorim y el Señor Jaques Wagner, por haber ratificado y haberle dado trámite a mi designación para su aprobación, y por haberme apoyado en mi cargo. Agradezco, también, las orientaciones basadas en las experiencias de sus excelencias, durante el transcurso de muchos años, al servicio del gobierno Brasileño. Ministro Jaques Wagner, su distinguida presencia en esta ceremonia en mucho nos honra, además de darle un brillo especial a la Junta Interamericana de Defensa.

- A la Presidenta de la República Federativa del Brasil, Dilma Roussef, le agradezco por la confianza al haberme nombrado para el cargo.

- Agradezco al Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Embajador Mauro Vieira, Embajador de Brasil en Estados Unidos cuando asumí el cargo; al actual Embajador de Brasil, el Embajador Luiz Alberto Figueiredo; al Cónsul General de Brasil en Washington, Embajador Antonino Mena Gonçalves; y al Representante de Brasil ante la OEA, Ministro Bren Dias Da Costa por las innumerables demostraciones de aprecio y consideración, con los cuales sus excelencias me distinguieron a mí y a mi familia. La presencia de ustedes muestra la dimensión de la importancia que la diplomacia brasileña le otorga a este organismo internacional.

- Al Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, General del Ejército José Carlos de Nardi, y por la permanente disposición a atender las demandas por intermedio de su Jefatura de Asuntos Estratégicos y de la Representación de Brasil ante la JID, cuyos titulares, General del Ejército Gerson Menandro Garcia de Freitas y Brigadier del Aire Osmar Lootens Machado, respectivamente, prestigian este día especial.

Cabe destacar que Brasil se ha hecho representar, de manera activa, en esta organización, desde la decisión de su creación, en la ciudad de Rio de Janeiro, en Enero de 1942, hasta el día de hoy;

- Al Consejero Militar de la Misión Permanente de Brasil ante las Naciones Unidas, Almirante Fernando Eduardo Studart Wiemer, a través de quien expreso mi reconocimiento a mis antiguos jefes navales y comandantes, por los bellos ejemplos de conducta y los oportunos consejos.

- Al Teniente Brigadier del Aire Luiz Carlos Terciotti, al Agregado del Ejercito Brasileño, General de División Luiz Claudio Cyrillo, y al Agregado Naval de Brasil en los Estados Unidos y Canadá, Contra-Almirante Carlos Henrique Silva Seixas, a través de quienes agradezco a los Agregados de Defensa, de la Policía y de Asuntos Tributarios, a los futuros agregados del Ejército y de la Armada, así como a los Presidentes de las Comisiones Naval, del Ejército y de Aeronáutica en los Estados Unidos, a las autoridades civiles y militares, compañeros y amigos de muchos años, de distintos orígenes y trayectorias, por su apoyo, sus enseñanzas y estímulos que siempre me brindaron.

- Al Jefe de Operaciones Navales de la Armada de los Estados Unidos, el Almirante Jonathan Greenert y al Comandante del Comando Sur de los Estados Unidos, General John Kelly, a través de quien agradezco a todas las autoridades militares estadounidenses, cuyo apoyo institucional y personal fue fundamental para una estadía serena, tranquila y feliz en Washington, DC, y en las demás ciudades de este bello y acogedor país.

- Al Consejero Militar de Colombia ante la Organización de los Estados Americanos, General Hernán Giraldo Restrepo, y al Agregado Naval de Argentina, Comodoro Bernardo Noziglia, a través de quien agradezco a todos los Agregados de Defensa, Navales, Militares y Aeronáutica de los países amigos, por la convivencia profesional y armoniosa.

- Agradezco al Consejo Permanente de la OEA, aquí representado por el Presidente de la Comisión de Asuntos Administrativos y Presupuestarios, Representante Permanente de Chile ante la OEA, Embajador Juan Pablo Lira, en particular a la Comisión de Seguridad Hemisférica, aquí representada por el Ministro Consejero Flavio Medina, de la Representación de la República Dominicana junto a la OEA, bien como a la Secretaría General, aquí representada por el Asesor del Secretario General de la OEA, Embajador Gabriel Bidegain, por las cordiales relaciones y por los esfuerzos de coordinación de las actividades e importante articulación, las cuales le facilitaron a la Secretaría su labor en cumplimiento de su importante papel de prestar, a la OEA y a sus Estados Miembros, el debido asesoramiento técnico y consultivo en asuntos militares y de defensa.

- Al Consejo de Delegados, compuesto por altos funcionarios civiles y militares, de los Ministerios de Defensa y de Relaciones Exteriores de los Estados Miembros, renuevo mis mejores agradecimientos, inicialmente por la confianza, en mí depositada, con mi elección para el ejercicio del importante cargo de Director General. Además, por todo el incentivo, orientación y por el apoyo que le permitieron a este dirigente del órgano cumplir con sus funciones, con todo el respaldo necesario, seguridad y tranquilidad que fueron fundamentales en el logro de los resultados alcanzados.

- A los Jefes de las Delegaciones, a los Delegados de los Estados Miembros y a los Observadores Permanentes, les agradezco por su trato cortés y armonioso y el empeño dedicado a todas las actividades desarrolladas por la Secretaría.

- Agradezco al Presidente del Consejo de Delegados, General de División Werther Araya Menghini, y a la Directora del Colegio Interamericano de Defensa, Contra-Almirante Martha Herb por la hidalguía y espíritu de camaradería los cuales estuvieron presentes en las relaciones entre los dirigentes de los órganos, propiciando un destacado entendimiento personal, profesional e institucional, además de una contínua y armoniosa cooperación.

- Al Vice-Presidente del Consejo de Delegados, General de Brigada Jaime Gonzalez Avalos, a través de quien extiendo mis agradecimientos a los demás dirigentes electos, con quien tuve y, en algunos casos, todavía tengo el privilegio de convivir y trabajar.

- Al Vice-Almirante Gonzalo Nicolás Ríos Polastri quien, en algunos días, asumirá la Presidencia del Consejo de Delegados, le deseo muchos logros, éxitos y alegrías en el desempeño del nuevo cargo. Buenos vientos y mares tranquilos!!!

- Me dirijo, ahora, a la tripulación de mi barco, durante estos últimos años, en la bella e histórica “Casa del Soldado”:

Desempeñarse en la Secretaría, en razón de su multilateralismo y sus características bastante peculiares, exige de sus integrantes gran responsabilidad, trabajo arduo, competencia, compromiso con los resultados, todo en un ambiente saludable y feliz, así como eficiente y eficaz.

En el período en que convivimos, recibí, de todos ustedes, respuestas mucho mejores a las esperadas.

Sus desempeños y conductas refuerzan nuestros deseos de cómo deben ser ejecutados los trabajos en una organización internacional multilateral.

Al despedirme del personal de la Secretaría, mis buenos compañeros y bellos amigos, hago patente la destacada manera en que ustedes representaron a sus países.

- Al Mayor Brigadier del Aire Mauricio Ribeiro Gonçalves, quien en unos instantes asumirá la Direcciόn General de la Secretaría, integrada por civiles y militares calificados, motivados y preparados para atender sus determinaciones, le transmito mis mejores votos de felicidad y buena suerte, los cuales hago extensivos a su Señora esposa Silvia y su muy distinguida familia. Su experiencia personal y profesional, junto con su forma cortés de proceder, le permitirán a su excelencia conducir a la Secretaría a un futuro promisorio.

- Ha llegado la hora de partir !!!

A mis familiares y amigos, presentes y ausentes, amigos para siempre, les agradezco por nunca haberme dejado sentir solo. Todos ustedes hacen parte de mi singladura, marcando y sirviendo de norte en mis travesías.

Al lado de mi querida esposa y mi puerto seguro, Marcia – mi compañera por más de 30 años, quien nunca me dejo perder la fe, el amor y los mejores sentimientos de amistad, comprensión, compañerismo y respeto – y rodeado de mis queridos hijos Rodrigo, Rafael y David, comienzo mi separación funcional de la JID, pero nunca la del alma – la medalla de la JID que llevo con mucho orgullo será un eterno recuerdo de todos nuestros esfuerzos para estrechar, aún más, los lazos que unen a las instituciones que representamos y nuestros países.

Trataré de expresar el sentimiento que me embarga, diciendo: las lágrimas que en algún momento podrán brotar del corazón no son por tristeza sino por la nostalgia que sentiré…

Nostalgia – por el alto grado de confianza en mí depositado; por todas las demostraciones y manifestaciones de cariño; y por las amistades sinceras, contruidas sobre la base de la admiración y lealtad, capaces de superar cualquier desafío impuesto por las circunstancias, por el tiempo o por la distancia.

Por último, después de haber tenido la oportunidad única de acompañar y presenciar la relevancia hemisférica de la Junta Interamericana de Defensa en asuntos militares y de defensa, constituyéndose en un órgano de asesoría por excelencia para la Organización de los Estados Americanos y en un componente clave del sistema interamericano de defensa, expreso mi creencia de que el mejor camino para que los estados discutan situaciones y encuentren soluciones, principalmente, aquellas relativas a la paz y estabilidad mundiales, así como a la promoción de la cooperación, del desarrollo y del progreso, es aquel propiciado y cultivado por los organismos internacionales multilaterales.

Junta Interamericana de Defensa !!!

Que nuestro Señor de los navegantes continúe iluminando los caminos del Consejo de Delegados; de la Secretaría y del Colegio Interamericano de Defensa.

SAVE THE INTER-AMERICAN DEFENSE BOARD !!!

VIVA LA JUNTA INTERAMERICANA DE DEFENSA !!!

VIVE LA JUNTE INTERAMÉRICAINE DE DÉFENSE !!!

VIVA A JUNTA INTERAMERICANA DE DEFESA !!!

Muchas gracias !!!