Desminado Humanitario

La Organización de los Estados Americanos creó, en 1992, el Programa de Asistencia al Desminado en Centro America (PADCA) en respuesta a las solicitudes por parte de Estados Centroamericanos, como Nicaragua, Costa Rica, Honduras y Guatemala, afectados por minas antipersonal. Desde entonces, el Programa evolucionó dentro de la visión eminentemente humanitaria, de restablecer en las comunidades afectadas por minas, condiciones de vida segura, libre de la amenaza de minas, y productiva. Con seis años de experiencia y considerando el impacto de las minas sobre el desarrollo, los derechos humanos, la equidad de género, las necesidades de niños y jóvenes, entre varios aspectos sociales, el Programa expande su capacidad de asistencia convirtiéndose para 1998 en un Programa de Acción Integral Contra Minas Antipersonal (AICMA).

El tema de Desminado Humanitario en el Continente Americano, ha ido evolucionando a partir del año 1992, año en que la OEA creó el programa de Asistencia al Desminado en Centro America (PADCA) en respuesta a las solicitudes por parte de Estados Centroamericanos, como Nicaragua, Costa Rica, Honduras y Guatemala, afectados por minas antipersonal. Este programa evolucionó a través del tiempo, atendiendo la necesidad de restablecer las condiciones de seguridad de la vida humana y desarrollo de las poblaciones afectadas por la presencia de minas anti-personales.

Debido a lo anerior, el Programa expande su capacidad de asistencia convirtiéndose para 1998 en un Programa de Acción Integral Contra Minas Antipersonal (AICMA), programa eminentemente humanitario, a través del cual se busca restablecer las condiciones de vida y la confianza de los ciudadanos, reducir la amenaza y peligro provocados por artefactos explosivos y minas antipersonal, y recuperar el uso de las tierras afectadas para actividades productivas. Se trata de un programa multilateral en el cual, además de los países apoyados, participan en el esfuerzo un número considerable de donantes y naciones contribuyentes, organizaciones internacionales y entidades no gubernamentales.

La JID, en su rol de asesor a la OEA en temas militares y de Defensa, presta asesoría técnica al programa AICMA/OEA, teniendo como marco legal los acuerdos marco entre la OEA y los países receptores, la Convención de Ottawa y las Directrices de la JID, aprobadas por el Consejo de Delegados. Para ésto ejecuta las siguientes tareas:

  • Controlar y Coordinar las misiones de Desminado Humanitario en ejecución;
  • Selección de los asesores técnicos aportados por los países miembros de la JID;
  • Proveer cursos de capacitación y entrenamiento de los desminadores;
  • Asesorar equipos y procedimientos para los trabajos llevados a cabo, de acuerdo con las normas internacionales; y
  • Asesorar a la OEA en la compra de equipos de suministros y de equipos técnicos.